Descargar PDF Galego | Castellano

DOG - Xunta de Galicia -

Diario Oficial de Galicia
DOG Núm. 91 Miércoles, 11 de mayo de 2011 Pág. 8909

III. Otras disposiciones

Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras

INSTRUCCIÓN 4/2011, de 12 de abril, sobre la metodología de cálculo del grado de consolidación edificatoria en la delimitación del suelo de núcleo rural, al amparo de lo dispuesto en la Ley 2/2010, de 25 de marzo, de medidas urgentes de modificación de la Ley 9/2002, de 30 de diciembre, de ordenación urbanística y protección del medio rural de Galicia.

I. Los núcleos rurales constituyen el fenómeno más característico de los asentamientos tradicionales de población en Galicia, estando claramente vinculados al acervo urbanístico de esta comunidad y conformando un modelo de ocupación de suelo que contribuyó notoriamente al desarrollo armónico de nuestro territorio. Su especificidad y significación, ya apuntada en la Ley 11/1985, de 22 de agosto, de adaptación de la del suelo a Galicia, fue merecedora en la Ley 1/1997, de 24 de marzo, del suelo de Galicia, de constituir una clase diferenciada de suelo, con su singular régimen jurídico.

La Ley 9/2002, de 30 de diciembre, de ordenación urbanística y protección del medio rural de Galicia, establece un marco definitorio del suelo de núcleo rural de cara a favorecer el desarrollo equilibrado y sostenible del territorio, que contribuya a elevar la calidad de vida y a armonizar el desarrollo y bienestar del mundo rural con la preservación y revitalización de los bienes culturales y naturales; ordenando, protegiendo y reconduciendo los procesos de transformación, promoviendo la consolidación de los núcleos tradicionales en contra de la dispersión de la urbanización y de las edificaciones sobre el territorio.

La Ley 2/2010, de 25 de marzo, de medidas urgentes de modificación de la LOUG, articula una definición de núcleo rural que recoja adecuadamente todos los tipos de núcleo que realmente existen. Se estimó que no es fácil exigir de la existencia de edificaciones tradicionales en sentido histórico estricto como condición inexcusable para hacer el reconocimiento de un núcleo, ni ajustar el perímetro orgánico de un asentamiento vivo en unas distancias lineales. Se renuncia al planteamiento historicista que impedía en la práctica delimitaciones que dieran respuesta a las necesidades de crecimiento y desarrollo de los asentamientos rurales, lo que inviabilizaba gran parte de los planes generales. Por tanto, se replantea el concepto de núcleo superando los parámetros lineales de distancias, hasta ahora vigentes como determinantes reglados del reconocimiento del ámbito de su delimitación, que la mayoría de las veces no responde a un modelo de crecimiento racional ni resulta ajustado a las singulares condiciones de cada lugar.

Sin embargo, como piedra angular de la concepción del núcleo se adopta la densidad edificatoria existente, convergiendo en el concepto tradicional de asentamiento de población. Se intenta de esta forma que el núcleo existente aumente su capacidad de acogida densificándose, con su correlativa red de dotaciones y equipamientos públicos al servicio de la comunidad, consolidando el sistema de núcleos tradicionales existentes e impidiendo la expansión de ocupación del territorio, en la búsqueda de la sostenibilidad y la eficiencia desde el punto de vista social y de la movilidad.

II. La Ley 2/2010, de medidas urgentes de ,odificación de la LOUG, replantea el concepto del suelo de núcleo rural, estableciendo tres tipos básicos:

1. Núcleo rural histórico tradicional, que mantiene todas las características de la LOUG, delimitado con una consolidación por la edificación superior al 50 % de la superficie de su ámbito, de acuerdo con la ordenación propuesta.

2. Núcleo rural común, en el que se incluirán los asentamientos reconocibles como suelo de núcleo rural que presenten un grado de consolidación por la edificación igual o superior a un tercio de su superficie, de acuerdo con la ordenación urbanística prevista en el plan, que no reúnan las características imprescindibles para su inclusión en el tipo básico anterior.

3. Núcleo rural complejo, referido a los que sean resultado de la concurrencia en el seno de un mismo asentamiento rural de los dos tipos básicos anteriores.

III. Por otro lado, la disposición transitoria primera de la LOUG en la redacción dada por la Ley 2/2010, al determinar el régimen urbanístico aplicable a los terrenos incluidos en el ámbito de los núcleos rurales delimitados en los planeamientos generales no adaptados, establece la vinculación directa con el grado de consolidación que presente la edificación, aplicándose un régimen distinto (en cuanto a la parcela mínima y a la ocupación máxima) en función del grado de consolidación inferior o superior al 50 %.

De todo lo anterior se deduce la relevancia que el grado de consolidación de la edificación representa respecto de la delimitación del suelo de núcleo rural. Y observándose una gran disparidad de criterios, se estima necesario clarificar y unificar el procedimiento de su cálculo.

IV. A este objeto responde la presente instrucción, que tiene la naturaleza de instrucción u orden de servicio dictada al amparo de lo dispuesto por el artículo 26.3.b de la Ley 16/2010, de 17 de diciembre, de organización y funcionamiento de la Administración general y del sector autonómico de Galicia (DOG nº 251, del 31 de diciembre de 2010) por lo que sólo es de obligado cumplimiento para los órganos y unidades administrativas de este departamento. Se circunscribe, en exclusiva, al ámbito de sus competencias y tiene por objeto coordinar la actuación en materia de urbanismo de los órganos y unidades administrativas integradas en el mismo, sin perjuicio de las competencias que corresponda ejercer a otros departamentos, organismos públicos o a la Administración municipal.

Aunque esta instrucción, de acuerdo con lo previsto en el artículo 37.3 de la Ley 16/2010, de 17 de diciembre, no tiene los efectos propios de una norma jurídica de naturaleza reglamentaria, en aras de la mayor transparencia en la gestión administrativa y de la seguridad jurídica, se considera conveniente su publicación para que todos los interesados puedan conocer los criterios que seguirá esta secretaría general, en el ejercicio de sus competencias en materia urbanística, tras la entrada en vigor de la Ley 2/2010, de 25 de marzo.

V. Los métodos establecidos son el resultado del análisis realizado por técnicos del Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia en colaboración con los de la propia Secretaría General de Ordenación del Territorio y Urbanismo de la CMATI; y deriva del estudio de un número representativo de núcleos rurales con características diversas en cuanto a la dimensión del ámbito, forma y estructura parcelaria, superficies y frentes de parcela, tipología de la edificación, ordenanzas de aplicación e incidente porcentual de la superficie viaria y de las equipaciones.

Primero. Ámbito de aplicación.

Delimitación de los tipos básicos de suelo de núcleo rural al amparo del artículo 13 de la LOUG, en el campo de la redacción de los planes generales y de sus modificaciones; así como en los expedientes de delimitación de suelo de núcleo rural previstos en la disposición adicional segunda de la LOUG.

A los efectos de establecer el régimen transitorio aplicable al suelo de núcleo rural delimitado en los planeamientos no adaptados a la LOUG; refiriéndose en estos casos a la fecha de la solicitud de la primera licencia de edificación o de parcelamiento, tras la entrada en vigor de la Ley 2/2010.

Cuando, excepcionalmente, se pretenda atemperar la exigencia de consolidación requerida por el artículo 13 de la ley, después del informe de la Comisión Superior de Urbanismo de Galicia, en los términos de la disposición transitoria primera.1.y de la LOUG.

Segundo. Definiciones.

–Grado de consolidación: relación entre el número de parcelas edificadas y el número de parcelas edificables, expresada en porcentaje, para cada ámbito concreto delimitado de núcleo rural.

–Superficie bruta del ámbito: superficie total delimitada de cada tipo de núcleo, incluyendo el viario y las dotaciones, medida sobre el terreno, o sobre la cartografía más detallada disponible.

–Parcela existente: la recogida en el parcelario de la cartografía oficial de Catastro.

–Parcela edificada: parcela en la que existe una edificación destinada al uso previsto en el planeamiento. No computarán como edificadas las parcelas ocupadas por construcciones que no puedan tener la consideración de edificación, de acuerdo con el artículo 2.2 de la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de ordenación de la edificación.

–Parcela edificable: parcela que, no estando destinada o prevista a viario o dotación urbanística, reúne las condiciones mínimas para ser edificada según la ordenación propuesta por el planeamiento, con la previsión de las posibles operaciones de parcelamiento. Su número se obtendrá para el ámbito de cada ordenanza concreta del suelo de núcleo rural. Para su cálculo, será suficiente con prever las operaciones de segregación posibles aplicables al parcelario existente con sus edificaciones. En aplicación de la disposición transitoria primera de la LOUG, en aquellos casos en los que el plan vigente no contemple la dimensión de la frente mínima de parcela, se considerará -a los efectos de esta determinación del grado de consolidación- un mínimo de 15 metros.

–Superficie de parcela mínima edificable: la establecida en el planeamiento para cada ordenanza.

–Coeficiente corrector: parámetro que refleja el incidente del viario, las dotaciones y las parcelas no edificables por razón de forma, tamaño, estructura de la propiedad o disponibilidad de acceso rodado, de cara al cómputo de la consolidación edificatoria. Su valor, resultado del estudio de un número representativo de núcleos rurales, con características diversas en cuanto a la dimensión, forma y estructura parcelaria, superficies y frentes de parcela y tipología, queda establecido en 1,75.

Tercero. Métodos de cálculo.

A. Método gráfico.

El método gráfico es un mecanismo de simulación consistente en proyectar sobre el parcelario existente en el ámbito, las posibilidades de parcelamiento en función de los parámetros urbanísticos que el planeamiento establezca, obteniéndose las posibles parcelas edificables según la ordenación prevista por el propio plan. Será el método aplicable con carácter general, obteniéndose graficamente, en la fecha de referencia, el número de parcelas edificadas y el número de parcelas edificables.

Grado de consolidación (%) = [nº parcelas edificadas / nº parcelas edificables] x 100.

B. Método numérico o simplificado.

El método numérico o de cálculo simplificado permite determinar el número total de parcelas edificables aplicando el coeficiente corrector de 1,75 a las parcelas hipotéticas que resultan de dividir la superficie bruta del ámbito entre la parcela mínima edificable que el plan establezca. Tiene un carácter aproximativo, pero no se observa inconveniente en su empleo como instrumento ágil que es, toda vez que del estudio pormenorizado realizado que basa la presente Instrucción, resulta conservador en relación con el método gráfico.

Grado de consolidación (%) = coeficiente corrector 1,75 x [nº parcelas edificadas / nº parcelas edificables] x 100.

Nº de parcelas edificables = superficie bruta del ámbito / superficie de parcela mínima edificable.

Santiago de Compostela, 12 de abril de 2011.

María Encarnación Rivas Díaz
Secretaria general de Ordenación del Territorio y Urbanismo