La Xunta avanza en la redacción de la guía que ayudará a determinar si existe riesgo de exposición al radón en viviendas ya construidas

Miembros del Observatorio de la Vivienda de Galicia se reunieron para conocer y analizar el borrador del documento, elaborado conjuntamente a lo largo de este año por el Instituto Tecnológico de Galicia y el Instituto Galego da Vivenda e Solo

La futura guía de recomendaciones ofrecerá información a los técnicos encargados de redactar los proyectos para mitigar la exposición la este gas en viviendas existentes
 

Santiago de Compostela, 27 de octubre de 2018
Compartir
  • whatsapp

La Xunta de Galicia está ultimando la guía de recomendaciones para mitigar la exposición al gas radón en viviendas ya construidas. Con este objetivo, la sección Técnica y de Calidad del Observatorio de la Vivienda de Galicia viene de reunirse para conocer de primera mano el borrador del documento y tendrá la oportunidad ahora de hacer sus observaciones y comentarios al mismo.

Una vez recibidas las aportaciones de los miembros de la sección, integrada por arquitectos y aparejadores, se redactará el texto definitivo de la guía, que será elevado para su aprobación al Consejo del Observatorio de la Vivienda de Galicia, un instrumento creado por la Xunta para facilitar la participación de todos los agentes implicados en este sector.

Hace falta recordar que el Instituto Tecnológico de Galicia (ITG), en colaboración con los técnicos del Instituto Galego da Vivenda e Solo (IGVS), dependiente de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda, empezaron a trabajar este mismo año en esta guía de recomendaciones de mitigación de la exposición al gas radón en viviendas existentes.

El objetivo del documento es acercar tanto a los propietarios como a los técnicos encargados de redactar proyectos de actuaciones de mitigación en las viviendas afectadas la información básica para determinar se existe riesgo de exposición en sus propiedades y las medidas a ejecutar para cuantificar este riesgo. También incluye información sobre el abanico y el coste estimado de las medidas que se pueden adoptar, siempre bajo el asesoramiento de profesionales especializados, para reducir la presencia de este gas, presente de forma natural en suelos graníticos.

La guía también pretende servir de apoyo a los técnicos para analizar las ventajas e inconvenientes de las distintas medidas de mitigación y poder optar por aquellas que sean más adecuadas para reducir a niveles aceptables a exposición al radón, en función de las circunstancias específicas de cada vivienda.

Por último, hace falta recordar que por lo que respeta a los inmuebles de nueva construcción, la modificación del código técnico que actualmente está tramitando el Ministerio de Fomento, ya contempla la inclusión de un nuevo apartado específico en el documento básico de salubridad que regula las medidas que se deberán adoptar para evitar el riesgo de exposición frente al radón. Por este motivo, las viviendas nuevas no son objeto de esta guía.