Contexto legal y antecedentes históricos

El Decreto 178/2003, del 20 de febrero, por el que se aprueba el código de identificación corporativa de la Xunta de Galicia, señala que en una sociedad en la que factores como el auge de la comunicación y la identificación visual han convertido a la imagen en un referente de primer orden, la Xunta de Galicia no puede permanecer ajena a esta realidad y, por lo tanto, persigue en sus prioridades la dotación de instrumentos que reafirmen su identidad y faciliten su identificación por los ciudadanos. Se estima que la imagen corporativa implantada en 1985 ha ido revelando problemas de legibilidad inherentes a su propia construcción formal, que aconsejan un nuevo planteamiento de dicha imagen corporativa.

A lo largo de los más de siete años transcurridos desde la aprobación de este decreto, la nueva imagen oficial de la Xunta de Galicia fue implementad, acogida y asumida con éxito por la ciudadanía, de modo que en la actualidad disfruta de un altísimo reconocimiento entre la población gallega.

Sin embargo, esta misma implementación del símbolo y del logotipo ha revelado algunas deficiencias derivadas fundamentalmente de la diversidad de entes y organismos que integran el sector público autonómico. La multiplicidad de logotipos representativos de la administración autonómica generados en este período está produciendo confusión y falta de identificación, no ofreciendo así una visión homogénea en su proyección exterior, en sus manifestaciones externas y en su relación con los ciudadanos.

En el marco de un programa de imagen institucional que aspira a mejorar y unificar la proyección exterior de la Xunta de Galicia, se aprobó el Decreto 409/2009, del 5 de noviembre (DOG nº 227, del 19 de noviembre de 2009), por el que se aprueba el uso de los elementos básicos de la identidad corporativa de la Xunta de Galicia, con el objeto de estandarizar el uso de la imagen gráfica para que actúe como un elemento de cohesión, moderno y homogéneo, de fácil reconocimiento tanto para la ciudadanía como para el resto de instituciones.