La Xunta lamenta la falta de respuesta del Gobierno con respecto a la subestación Nueva Vigo, infraestructura estratégica para impulsar el desarrollo industrial de la zona

El director general de Energía y Minas, Ángel Bernardo Tahoces, explicó que contar con una red de 220kV permitiría atender los futuros incrementos de la demanda programados en la ciudad y en la Zona Franca, así como reducir los costes de peajes de las industrias, entre las que se encuentra PSA

El Gobierno gallego ya trasladó al Ejecutivo, en reiteradas ocasiones, la necesidad de conectar Vigo a la red de transporte de 220kV, tal y como estaba previsto en la planificación hasta 2020

De no aprobarse en el mes de septiembre en el Consejo de Ministros, esta infraestructura no podrá ejecutarse en 2020

Santiago de Compostela, 22 de agosto de 2019

La Xunta lamenta la falta de respuesta del Gobierno central con respecto a la subestación Nueva Vigo y recuerda la necesidad de que el Consejo de Ministros la autorice lo antes posible, ya que se trata de una infraestructura estratégica y prioritaria para impulsar el desarrollo industrial de esta ciudad y su competitividad empresarial.

En declaraciones a una radio, el director general de Energía y Minas, Ángel Bernardo Tahoces, explicó que contar con una red de 220kV permitiría atender los futuros incrementos de la demanda programados en la ciudad y en la Zona Franca, así como reducir los costes de peajes de las industrias, entre las que se encuentra PSA: “Permitiría una tarifa eléctrica mucho más competitiva y favorecería la mejora de la competitividad de esta empresa pero también de toda la industrial auxiliar”, aseguró.

Tal y como manifestó el director general, contar con esta red no solo favorecería al tejido empresarial, sino que en el futuro dotaría de una mayor calidad y seguridad al servicio prestado a los ciudadanos.

Ángel Bernardo Tahoces lamentó que el presidente de Red Eléctrica Española, que esta semana estuvo en Galicia, no mantuviese una reunión con la Xunta para abordar este asunto y para aclarar si el Consejo de Ministros autorizará esta infraestructura. En este sentido, de no aprobarse en el mes de septiembre, la subestación no podrá estar ejecutada en 2020.

La necesidad de conectar Vigo a la red de transporte de 220kV es una vieja demanda de la Xunta al Gobierno central que ya se le trasladó en reiteradas ocasiones. De hecho, el Gobierno de Mariano Rajoy ya la había incluido en la planificación de la red eléctrica española para llevarse a cabo en el año 2020.

Fecha de actualización: 22/08/2019