Medio Ambiente impulsa un proyecto piloto en Valga basado en la preparación para la reutilización y la reparación de aparatos

La iniciativa busca reducir la generación de residuos municipales y se enmarca en el programa de actuaciones de la Xunta para crear una red gallega con este mismo fin

El nuevo espacio, que esta mañana visitó la directora general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, María Cruz Ferreira Costa, se desarrollará en colaboración con el Centro Ocupacional de Discapacitados del ayuntamiento pontevedrés y está previsto que abra sus puertas al público el próximo jueves 10 de octubre

Valga (Pontevedra), 8 de octubre de 2019

La Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda, a través de la Dirección General de Calidad Ambiental y Cambio Climático, está impulsando un proyecto piloto para poner en marcha un nuevo espacio municipal en el Ayuntamiento de Valga destinado a la reparación y al intercambio de aparatos, objetos y materiales, con la habilitación de talleres formativos y de sensibilización para la ciudadanía.

Precisamente, la directora general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, María Cruz Ferreira Costa, visitó esta mañana el Centro Ocupacional de Discapacitados (CODI) de Valga para conocer de primera mano los trabajos que se están efectuando en el mismo para proceder a la próxima apertura del nuevo espacio municipal. Esta iniciativa se enmarca dentro del programa de actuaciones que está desarrollando el departamento autonómico con el fin de crear una red gallega para la preparación para la reutilización y la reparación.

El espacio municipal de autorreparación e intercambio, promovido por la Consellería de Medio Ambiente en colaboración con el Ayuntamiento de Valga, se desarrolla dentro del CODI, promoviendo así, a la vez, la integración social de personas con alguna discapacidad.

El objetivo, tal y como le trasladaron a la directora general durante la visita, es que las nuevas instalaciones abran sus puertas el próximo jueves, 10 de octubre, para que los vecinos y vecinas de la villa pontevedresa puedan iniciarse en las actividades de reutilización gracias a la asistencia de monitores especializados, dándoles así una nueva vida a sus aparatos y objetos domésticos con el fin de evitar que acaben convertidos en desperdicios.

Tres espacios diferenciados

En una primera fase, el CODI de Valga acogerá tres espacios para reparación de muebles de madera, materiales textiles y pequeños electrodomésticos, con talleres formativos específicos, así como un punto de intercambio gratuito de bienes de todo tipo.

Paralelamente, se realizará una campaña de comunicación dirigida al público familiar a través de redes sociales y de la web específica que tiene el proyecto, en la que los ciudadanos podrán acceder tanto a una base de datos con soporte cartográfico que ponen a su disposición los puntos más próximos en Galicia a los que dirigirse para reparar sus aparatos, como descargar materiales formativos para aprender a desarrollar acciones de reparación. Además, a través de la misma página web dispondrán de una aplicación para inscribirse, de forma gratuita, en los talleres abiertos en el espacio de reutilización y preparación para la reutilización del CODI de Valga.

Hace falta recordar que este proyecto está enmarcado dentro del Plan de Gestión de Residuos Urbanos de Galicia (PXRUG) 2010–2022, que desarrolla un programa de acciones con la finalidad de mejorar la gestión de los residuos domésticos y avanzar hacia el modelo de economía circular. Entre los ejes principales de actuación del programa, todas las iniciativas encaminadas hacia la prevención en la generación de residuos tienen un carácter preferente.

Asimismo, con este conjunto de acciones el departamento autonómico dotará a las entidades locales gallegas de herramientas que les permitan avanzar en el cumplimiento de los objetivos de preparación para la reutilización y reciclaje establecidos en la reciente modificación de la Directiva Marco de Residuos de la UE.

De acuerdo con este cambio, al objetivo de reciclar el 50% de los residuos generados en 2020, se sumarán otros nuevos, como que la cantidad de residuos reciclados deberá ser del 55% en el año 2025, del 60% de aquí a 2030 y del 65% en 2035. Además, se obliga también a los Estados miembros a implantar la recogida separada de la fracción orgánica de los residuos domésticos –una competencia municipal- antes de 31 de diciembre del año 2023.

Imágenes relacionadas
Fecha de actualización: 08/10/2019