La conselleira de Infraestructuras y Movilidad subraya en el Parlamento que la conexión con la autopista del Atlántico es fundamental para completar la funcionalidad de los trechos ya en servicio de la Vía Ártabra e imprescindible para continuarla hasta la A-6
Ethel Vázquez demanda que el Ministerio de Fomento autorice la conexión de la Vía Ártabra con la AP-9 y facilite que esa conexión sea libre de peaje

Vázquez Mourelle destaca la inversión de 40 millones de euros que está realizando la Xunta en esa infraestructura necesaria para la movilidad, la seguridad viaria y la competitividad del área metropolitana de A Coruña

Las obras avanzan entre la N-VI y la carretera AC-221 a la espera de que el Ministerio de Fomento autorice la conexión con la AP-9

La prolongación de la Vía Ártabra permitirá ahorrar el 33% del tiempo de recorrido entre Oleiros y A Coruña y beneficiará de forma directa a Sada, Bergondo y Betanzos e indirectamente a la comarca de Ferrol, que tendrá una alternativa en el tramo más saturado

Concreta que el proyecto incluye una glorieta sobre la que cruzará la nueva autovía mediante un viaducto y desde la que se accederá al polígono del Espíritu Santo a través de una carretera de nueva construcción

Recuerda que los empresarios de Bergondo y Espíritu Santo manifestaron su apoyo a la actuación, pero también su preocupación por si se impone el cobro del peaje en la conexión con la AP-9, por lo que Fomento debe aclarar esa inquietud

Destaca que el proyecto de trazado de la Vía Ártabra responde a criterios técnicos, fue aprobado por el bipartito, cumple todas las normativas y se adapta a los requerimientos ambientales

Santiago de Compostela, 9 de octubre de 2019

La conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, demandó hoy que el Ministerio de Fomento autorice la conexión de la Vía Ártabra con la AP-9 y facilite que ese acceso sea libre de peaje. La prolongación de esa infraestructura que está ejecutando la Xunta es, según destacó, una actuación fundamental para completar la funcionalidad de los trechos ya en servicio, que supusieron una inversión de 70 millones de euros durante los peores años de la crisis, y, al mismo tiempo, resulta imprescindible para llegar a conectar esa infraestructura con la A-6.

La conselleira destacó que la prolongación de la Vía Ártabra es la mayor licitación de carreteras de la Xunta, pagada con fondos propios y vía presupuestaria, en casi una década. Se trata de una inversión de 40 millones de euros destinado a mejorar la movilidad, la seguridad viaria y la competitividad del área metropolitana de A Coruña.

Explicó que la prolongación está planificada por fases para ir avanzando en esta infraestructura, mientras no se dispone de la autorización necesaria del Ministerio de Fomento para la conexión en la autopista.

En este sentido, para no demorar más esta actuación, la Xunta decidió avanzar en un 1º trecho, entre la N-VI y la carretera autonómica AC-221, ya en obras desde el mes de agosto. Precisó que se incluyó en esa licitación la previsión de conectar directamente la Vía Ártabra con la AP-9.

La intervención prevé la construcción de una glorieta sobre la que cruzará la nueva autovía mediante un viaducto y desde esta se accederá al polígono del Espíritu Santo a través de una carretera de nueva construcción con una longitud de un kilómetro.

Vázquez Mourelle concretó que los tres nuevos kilómetros de autovía libre de peaje y uno de conexión con el polígono del Espíritu Santo harán que los vecinos vean mejorada su movilidad y supondrán un beneficio para los parques empresariales de Bergondo o Iñás.

La prolongación de la Vía Ártabra permitirá un ahorro de tiempo del 33% en el recorrido entre Oleiros y A Coruña, suponiendo una mejora de las comunicaciones de los vecinos y un incremento de la competitividad de toda esa área.

Este proyecto no solo repercute en el Ayuntamiento de Cambre, sino que beneficia, de forma directa, a toda la población al norte de la N-VI como Oleiros, Sada, Bergondo y Betanzos e indirectamente a la comarca de Ferrol, que dispondrá de una alternativa en el trecho más saturado.

Subrayó que los empresarios de los polígonos de Bergondo y Espíritu Santo manifestaron su apoyo a la actuación, al entender que supondrá una mejora en la conectividad de sus áreas industriales.

No obstante, los empresarios también manifestaron su preocupación por si el Ministerio de Fomento impone el cobro del peaje en la conexión con la AP-9, por lo que la conselleira instó al departamento estatal a responder a esa inquietud.

Garantías ambientales y seguridad viaria

Ethel Vázquez puso en valor que el proyecto de la Vía Ártabra cumple todas las normativas y se adapta a los requerimientos de las autoridades ambientales, que lo informaron favorablemente, pues de lo contrario no podría estar en ejecución.

Recordó que el trazado que está en ejecución fue aprobado, y también la declaración de impacto ambiental emitida, por el anterior Gobierno bipartito. Así, el actual Gobierno desarrolló un proyecto constructivo a partir de este trazado y para mayor garantía, lo sometió de nuevo a información pública.

Hizo hincapié en que el trazado de esta vía no responde a una decisión política, sino a una técnica, ya que hay completa seguridad de que el mejor trazado es el que conectará la Vía Ártabra con la AP-9 en la zona de A Gándara, de acuerdo a criterios objetivos de seguridad viaria y de menor impacto territorial.

Imaxes relacionadas
Fecha de actualización: 09/10/2019