La directora de Augas de Galicia, Teresa Gutiérrez intervino hoy en la Comisión 2ª del Parlamento
Augas de Galicia destaca su labor de vigilancia y control para velar por el estricto cumplimiento de la ley y el cuidado del dominio público hidráulico en el entorno de la antigua mina de Touro

La Administración hidráulica autonómica inspecciona y persigue cualquier indicio o denuncia de afección de la balsa de Bama motivada por la actividad de restauración en los terrenos de la antigua mina

Se incoaron expedientes sancionadores por importe de 80.000 euros por vertidos puntuales en el último año

Santiago de Compostela, 29 de octubre de 2019

La directora de Augas de Galicia, Teresa Gutiérrez, destacó hoy en la Comisión 2ª del Parlamento, la labor de vigilancia y control que realiza la Administración hidráulica autonómica para garantizar el estricto cumplimiento de la ley y velar por la calidad de las aguas de los ríos en el entorno de la antigua zona minera de Touro.

En su intervención, Teresa Gutiérrez centró las explicación en la labor que viene realizando Augas de Galicia en las masas de las aguas de los cursos fluviales en este entorno, toda vez que Augas de Galicia no tiene atribución legal para evaluar la gestión de las aguas en el interior del recinto minero.

Augas de Galicia trabaja para defender el cumplimiento de la normativa y exigiendo el preciso cumplimiento de las normas y garantías medioambientales por parte de las empresas que actualmente operan en los terrenos de la antigua mina, con la determinación de seguir trabajando en esta línea.

En lo que se refiere a la balsa de Bama, la directora de Augas de Galicia detalló que el deber del organismo es, en primer lugar, hacer un seguimiento de la calidad de las masas de agua próximas al contorno de la antigua Mina de Touro. Para eso el organismo hidráulico de la Xunta cuenta con un punto de control localizado en el río Brandelos en el que se realiza un seguimiento periódico trimestral de las aguas.

En segundo lugar, Augas de Galicia se ocupa de la intervención de los vertidos en esas masas de aguas. El organismo hidráulico de la Xunta vela por el cumplimiento de la normativa, inspeccionando y persiguiendo cualquier indicio o denuncia de afección motivada por la actividad de las empresas que realizan actualmente labores de restauración en los terrenos de la antigua mina.

Abundó en el seguimiento de los vertidos procedentes de la balsa de Bama y a las inspecciones en la zona realizadas por el organismo hidráulico de la Xunta -periódicamente y cuando se reciben denuncias para la comprobación de los hechos que se denuncian-, así como la incoación de los expedientes sancionadores que procedan, como de hecho ya tiene hecho.


En el último año se incoaron expedientes sancionadores por importe de 80.000 euros por hechos concretos ocasionados por situaciones puntuales que fueron corregidas y sancionadas de acuerdo a lo dispuesto en la norma.

Concretó que en las inspecciones llevadas a cabo estos años, Augas de Galicia ha comprobado que en las épocas de verano y otoño el volumen de agua almacenado en la balsa es inferior al de las épocas de invierno o primavera. Y citó los datos de las inspecciones realizadas en julio y octubre de este año, donde los técnicos de Augas de Galicia verificaron una notable merma del volumen de agua almacenado en ella.

No obstante, indicó, en esa inspección ni se observaron vertidos al canal público procedentes de la balsa –como tampoco se recibió ninguna denuncia al respecto de posibles vertidos-, ni se constató un empeoramiento de la calidad de las masas de agua próximas a la balsa. Tampoco observaron ninguna actuación u obra de drenaje o canal adicional de derivación por lo que se pudiese haber producido algún vaciamiento.

Es decir, subrayó, la merma del volumen de agua almacenado en la balsa de Bama no tuvo ninguna trascendencia respecto del dominio público hidráulico, que es el objeto estricto de las competencias de Augas de Galicia.

Fecha de actualización: 29/10/2019