La conselleira del Mar se reunió con el director general en funciones de la Dirección General de Asuntos Marítimos y de la Pesca de la Comisión Europea, Bernhard Friess
La Xunta advierte a Bruselas de que el recorte de cuotas propuesto para 2020 en la merluza y en el jurel tiene un impacto en Galicia de casi 37 millones de euros

La titular de Mar entregó al representante del Ejecutivo comunitario un informe de cada una de las especies que cifra el descenso de ingresos que esa medida tendría en las lonjas de la comunidad y en los 3.600 tripulantes de la flota afectada

El Gobierno gallego también presentó un estudio sobre el estado de la cigala en aguas del Cantábrico y otro sobre los perjuicios que causa la normativa de aletas adheridas al palangre gallego en relación con sus competidores

Los cuatro documentos fueron presentados ayer por Rosa Quintana al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para que los tenga en cuenta de cara a la negociación de las cuotas que se celebrará el próximo mes en Bruselas

Bruselas, 29 de noviembre de 2019

La conselleira del Mar, Rosa Quintana, se reunió hoy con el director general en funciones de la Dirección General de Asuntos Marítimos y de la Pesca de la Comisión Europea, Bernhard Friess, para analizar la propuesta de totales admisibles de capturas (TAC) y cuotas realizada por el Ejecutivo comunitario de cara al próximo año y el impacto que puede tener en el sector pesquero gallego. En ese encuentro la titular de Mar advirtió de que solo los recortes propuestos para la merluza y el jurel en aguas comunitarias provocarían un descenso en la facturación de las lonjas de Galicia de cerca de 37 millones de euros.

La representante de la Xunta de Galicia le presentó a Bernhard Friess un informe que evalúa el impacto de los recortes propuestos para la merluza -del 19% en el caladero Cantábrico Noroeste y del 21% en el Gran Sol- y cuantifica en 15 millones de euros el descenso de los ingresos de la flota gallega que faena en estas aguas. Sumando las descargas en Galicia de buques de otras comunidades o estados miembros, la pérdida de facturación en las lonjas sería de 22,8 millones.

En el caso del jurel, sobre el que la titular de Mar también le entregó un estudio de impacto económico al representante del Ejecutivo comunitario, la cifra de negocios de los barcos gallegos del Cantábrico Noroeste caería en 13 millones de euros, cantidad que ascendería hasta los 13,8 millones en el caso de la facturación de las lonjas al incluir las descargas de barcos foráneos. Todo por la propuesta de Bruselas de reducir un 41% la cuota de jurel en el Cantábrico y un 50% la de la zona IXa, en las aguas que van de Fisterra al golfo de Cádiz.

Rosa Quintana le trasladó a Bernhard Friess la importancia de estos recursos para el sector pesquero gallego -la merluza es la primera especie de la comunidad en lonja por facturación y el jurel la primera por kilos desembarcados- y la trascendencia de que al fijar las posibilidades de pesca del año que viene se tengan en cuenta tanto los aspectos medioambientales como los socioeconómicos. En este sentido, a mayores de los descensos en la facturación, la titular de Mar recordó que de la flota gallega dedicada a la captura de la merluza y del jurel dependen 3.600 tripulantes.

La representante del Ejecutivo gallego también incidió en los sacrificios realizados por la flota gallega en los últimos años, que permitieron mejorar el estado de los recursos y que la mayoría de los caladeros en los que faena se encuentre en buena situación, en el rendimiento máximo sostenible, lo que garantiza el mantenimiento de la actividad a largo plazo.

Informes de la cigala y de la norma de aletas adheridas

Otro de los asuntos tratados en el encuentro fue el estado de la pesquería de cigala en el Cantábrico Noroeste. La conselleira del Mar presentó un informe sobre esta especie -elaborado por el sector en colaboración con la Xunta y que ya fue presentado al Consejo Gallego de Pesca- que muestra que la situación del recurso es mejor de la que la propia Comisión Europea reconoce.

En la reunión Rosa Quintana aportó un cuarto estudio relativo al impacto que tiene en el palangre gallego la no extensión de la normativa de aletas adheridas a todas las flotas del mundo. Ese documento, elaborado por la Universidad de Santiago de Compostela y presentado al sector en el último Consejo Gallego de Pesca, revela que la prohibición de desembarcar las aletas de los tiburones ya cortadas supone una merma en los ingresos de la flota palangrera española -principalmente gallega- de hasta diez millones de euros anuales y una desventaja competitiva en relación con los barcos de países no comunitarios.

Los cuatro informes presentados hoy al representante del Ejecutivo comunitario fueron entregados ayer por la conselleira del Mar a la secretaria general de Pesca, Alicia Villauriz, para que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación los tenga en cuenta de cara al Consejo de Ministros de Pesca de diciembre en el que se fijarán los TAC y cuotas de las distintas especies en aguas comunitarias para 2020.

Imágenes relacionadas
Departamento: C. del Mar
Fecha de actualización: 29/11/2019