La conselleira del Mar asistió estos días en representación de las comunidades autónomas españolas al Consejo de Ministros de Pesca de la UE
Galicia destaca que el acuerdo de cuotas de pesca para 2020 suaviza la propuesta de Bruselas y permite mantener el sector pesquero a flote

La titular de Mar recuerda que el punto de partida era uno de los más duros de los últimos ejercicios, con propuestas de recortes en especies muy importantes para la comunidad como la merluza y el jurel

En el global de todos los TAC en los que Galicia tiene cuotas se mantienen prácticamente las mismas posibilidades de pesca que en 2019

Las cuotas de captura de jurel al sur de Fisterra aumentan un 24%, en la línea de lo que proponían los científicos y frente a la bajada del 50% que defendía Bruselas inicialmente, y la rebaja en la merluza sur se reduce hasta el 5%

Los puntos endebles de la negociación fueron los recortes en la merluza del Gran Sol y en el jurel del Cantábrico por su estado biológico, aunque de este último sube hasta el 80% la flexibilidad para traer recurso de las zonas de Francia y del Norte

Bruselas también expuso la posibilidad de que los científicos hagan una revaluación de la cigala en el Cantábrico Noroeste, lo que podría abrir la puerta a retomar la actividad extractiva como demandaba Galicia

Bruselas, 18 de diciembre de 2019

La conselleira del Mar, Rosa Quintana, destacó esta madrugada en Bruselas que el acuerdo conseguido en el Consejo de Ministros de Pesca de la Unión Europea en relación con las posibilidades de pesca en las aguas del Atlántico y del mar del Norte permite mantener el sector pesquero gallego a flote toda vez que el punto de partida -a propuesta de totales admisibles de capturas (TAC) y cuotas de la Comisión Europea- era uno de los más duros de los últimos ejercicios. De hecho, entre los mayores recortes propuestos en las posibilidades de pesca estaban el jurel -la especie más descargada en las lonjas gallegas- y la merluza, que lidera la facturación en las lonjas, por lo que se trataba “de un tiro a la línea de flotación” del sector pesquero gallego .

Galicia, que acompañó al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en representación del resto de comunidades autónomas españolas, llevó al encuentro varios informes socioeconómicos para defender que la gestión de los recursos debe basarse en el equilibrio entre los aspectos medioambiental, social y económico. Los avances en este ámbito permitieron mitigar algunas de las propuestas del Ejecutivo comunitario y que, en el global de todos los TAC en los que Galicia tiene cuotas, se mantengan prácticamente las mismas posibilidades de pesca que en 2019. De las 36 cuotas principales que posee España en el área del Atlántico europeo suben 10, se mantienen nueve y bajan 17.

La titular de Mar destacó que uno de los aspectos que permiten el mantenimiento de la actividad de la flota gallega es el avance en la cuota de jurel al sur de Fisterra, para la que Bruselas proponía un recorte próximo al 50% y que se consiguió cambiar por un incremento del 24%, en la línea del que defendían los científicos. Mientras, en el jurel del Cantábrico, un recurso que no se encuentra en buen estado biológico, se mantiene la rebaja propuesta inicialmente del 41% pero se logró elevar del 50% al 80% la flexibilidad para traer recurso de las zonas de Francia y del Norte, lo que ayudará a tratar de mantener estable la flota.

En el caso de la merluza sur se consiguió pasar de una propuesta de recorte del 19% la una bajada del 5%, una especie en la que Galicia siempre defendió el mantenimiento de la cuota de 2019, pero que, explicó Rosa Quintana, no se puede decir que sea un mal resultado teniendo en cuenta el punto de partida. Entre las mejoras en los TAC para 2020 también está la de la xarda, del 41%, un incremento positivo para contribuir a paliar las pérdidas del cerco y del arrastre, así como de las artes menores. A la xarda se suma el aumento de la cuota de gallo, en un 24%, y el mantenimiento de las posibilidades de pesca de la raya.

El punto más endeble de la negociación de los TAC y cuotas de 2020, que finalizó pasadas las 06.30 horas, es el de la merluza de Gran Sol pues se mantuvo la reducción del 21% de las posibilidades de pesca. Los informes del estado biológico de la especie pesaron más que los estudios socioeconómicos aportados al respecto, por lo que Galicia va a analizar el impacto socioeconómico que este recorte puede provocar así como el incidente al tratarse de una especie que podía servir para intercambios con otros países por otras especies. La conselleira del Mar explicó que la comunidad va a estar atenta a cómo evoluciona la actividad en el 2020 y que trabajará para comprobar el impacto que este recorte puede tener en el desarrollo de la flota gallega.

Nueva evaluación de la cigala

La representante de la Xunta también destacó como un punto de esperanza el de la cigala del Cantábrico, para la que Galicia pedía la reapertura de la pesquería tras tres años cerrada y sobre la que la Comisión Europea expuso la posibilidad de que los científicos del Instituto Español de Oceanografía (IEO) y del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES) hagan una revaluación del recurso, lo que podría abrir la puerta a retomar su extracción.

El Consejo de Ministros de Pesca acordó además mantener la bolsa para todos los estados miembros con la que hacer frente al deber de desembarque y que evita que las especies accesorias, aquellas de escasa relevancia de captura, funcionen como especies de estrangulamento impidiendo la actividad de la flota. Esta medida afecta a varias poblaciones, como el bacalao, de las que España no tiene cuota.

“Para la situación de partida en la que estábamos con la propuesta de Bruselas, en líneas generales podemos decir que mantenemos el barco a flote y que, desde luego, estamos en la línea de mantener el equilibrio social, el económico y el medioambiental en la gestión pesquera”, concluyó la conselleira del Mar.

Imágenes relacionadas
Departamento: C. del Mar
Fecha de actualización: 18/12/2019