El conselleiro de Economía, Empleo e Industria, Francisco Conde, se reunió hoy por videoconferencia con el presidente de la Federación Gallega de Comercio, José María Seijas
La Xunta evalúa con la Federación Gallega de Comercio las medidas de prevención en el sector frente al coronavirus

Abordaron los apoyos solicitados desde Galicia al Gobierno, como el aplazamiento de impuestos y tasas; ayudas para dotar de liquidez al tejido productivo y la bonificación del 100 por cien de la cuota de autónomos; al tiempo que la Xunta estudia cómo complementar estas iniciativas con apoyos en el ámbito laboral y económico

En la reunión repasaron también las medidas aprobadas por el Centro de Coordinación Operativa (Cecop) de la Xunta de Galicia que entraron en vigor ayer mismo

El decreto especifica que puede abrir el comercio minorista de bienes de primera necesidad, como los establecimientos alimentarios

También aquellos que deben suministrar al sector primario, ganadero, pesquero y agrícola elementos necesarios para su correcto funcionamiento

Precisa que todos los establecimientos comerciales de primera necesidad tendrán libertad horaria para fijar, sin limitaciones, el cierre y la apertura de sus establecimientos comerciales

Santiago de Compostela, 17 de marzo de 2020

El conselleiro de Economía, Empleo e Industria, Francisco Conde, se reunió hoy por videoconferencia con el presidente de la Federación Gallega de Comercio, José María Seijas, para evaluar las medidas de prevención frente al coronavirus adoptadas por el sector, así como las solicitudes trasladadas al Gobierno central y que la Xunta estudia complementar con apoyos en el ámbito laboral y económico.

Entre las principales medidas trasladadas al Gobierno figuran el aplazamiento de impuestos y tasas al sector; apoyos para dotar de liquidez al tejido productivo y la bonificación del 100 por cien de la cuota de autónomos. En este sentido, el conselleiro destacó que, toda vez que la prioridad es el ámbito sanitario, el objetivo es promover iniciativas que permitan mantener el empleo y atenuar el impacto económico en el sector.

Junto con esto, en la reunión se evaluaron, además, las medidas de prevención frente al coronavirus, recogidas en el Diario Oficial de Galicia, que fueron aprobadas por el Centro de Coordinación Operativa (Cecop) de la Xunta de Galicia y entraron en vigor el pasado lunes 16 de marzo.

En lo que respecta a la actividad comercial minorista permitida en Galicia, este decreto especifica que pueden abrir los establecimientos que ofertan bienes de primera necesidad. Es el caso del comercio de alimentación: frutería, carnicerías, pescaderías, panaderías y pastelerías, tiendas de licores y cualquier otro tipo de productos alimentarios. También establece que podrán permanecer abiertas las gasolineras, las tiendas de informática, de servicios audiovisuales y de telefonía, las tiendas de animales, los quioscos de prensa y papelería, las farmacias, parafarmacias, ópticas y ortopedias.

Mantendrán, también, su actividad, las tiendas de semillas y fertilizantes, y el comercio al por menor de pintura y vidrio en establecimientos especializados, en tanto que se trata de actividades que deben suministrar al sector primario, ganadero, pesquero y agrícola elementos necesarios para su correcto funcionamiento.

El documento establece, además, que seguirá prestando servicio el sector financiero: bancos, aseguradoras e inmobiliarias; los servicios de salud como clínicas, laboratorios, dentistas, médicos, fisioterapeutas, pedagogos, psicólogos y veterinarios. También las lavanderías, los técnicos reparadores, los abogados, notarías y gestorías, los servicios funerarios y de venta automática.

Flexibilidad horaria

Asimismo, el documento precisa que todos los establecimientos comerciales de primera necesidad tendrán libertad horaria para fijar, sin limitaciones, el cierre y la apertura de sus establecimientos comerciales.

Sobre la permanencia en los establecimientos comerciales cuya apertura esté permitida, deberá ser la estrictamente necesaria para que los consumidores puedan realizar la adquisición de alimentos y productos de primera necesidad, quedando suspendida la posibilidad de consumo de productos en los propios establecimientos. En todo caso, se evitarán aglomeraciones y se controlará que consumidores y empleados mantengan una distancia de seguridad a fin de evitar posibles contagios. Los encargados de los establecimientos y personal de seguridad serán los directamente responsables de hacer cumplir estas medidas.

La Federación Gallega de Comercio es una de las entidades con las que se reunió ayer el conselleiro para poner a su disposición la guía elaborada por el Instituto Gallego de Seguridad y Salud Laboral (Issga), donde se recogen las medidas de prevención frente al coronavirus que se deben adoptar en todos los centros de trabajo.

Imágenes relacionadas
Fecha de actualización: 17/03/2020