La Xunta recoge las aportaciones del sector ovino para reforzar la orden de ayudas de prevención ante la fauna silvestre, que el año que viene duplicará su presupuesto

Los representantes de las explotaciones de ovejas y cabras de Galicia proponen incluir la alimentación de los mastines que vigilan el ganado como nuevo criterio de valoración y piden que el tiempo de resolución de las ayudas se adapte al tipo de medida preventiva

Del Campo se compromete a estudiar sus sugerencias de cara a la próxima convocatoria y les traslada que la Xunta seguirá manteniendo su apoyo a los ganaderos ante el impacto para el sector de la Orden estatal que aumenta la protección del lobo
 

Santiago de Compostela, 12 de noviembre de 2021
Compartir
  • whatsapp

La Xunta de Galicia recogerá las aportaciones del sector ovino y caprino con el fin de reforzar y mejorar el contenido de la próxima orden de ayudas para adoptar medidas de prevención frente a los ataques de la fauna silvestre, una línea que el próximo año duplicará su presupuesto inicial.

Así se lo trasladó la directora general de Patrimonio Natural, Belén do Campo, a los representantes de la Asociación de criadores de ovino y caprino de Galicia (Ovica), con los que se reunió esta semana para hablar del impacto que tendrá sobre el sector ganadero la reciente aprobación de la Orden ministerial por la que se eleva el nivel de protección del lobo.

Tras confirmarles qué la Xunta hará un esfuerzo económico el año que viene para seguir manteniendo su apoyo al sector primario en un momento “crítico” para ganaderos y agricultores, Do Campo explicó que la incorporación del lobo al Listado de especies silvestres en régimen de protección especial (Lesrpe) imposibilita la realización de controles poblacionales cinegéticos.

En este sentido, los representantes de Ovica coincidieron en subrayar el impacto que tendrá la Orden del lobo para sus intereses y aprovecharon la reunión para trasladarle a la directora general algunas sugerencias con relación a la orden autonómica de ayudas para prevenir ataques de la fauna silvestre de 2022. En concreto, propusieron la inclusión de la alimentación de los mastines que vigilan el ganado como nuevo criterio de valoración y abogaron por acompasar el tiempo de resolución de las ayudas al tipo de medida que se vaya a implantar, teniendo en cuenta, por ejemplo, que la instalación de cierres preventivos en las explotaciones no es automática y puede dilatarse varios meses.

Por último, también le trasladaron la inquietud del sector ovino y caprino ante la futura Ley estatal de protección animal por las limitaciones previstas con relación al tiempo que podrán desempeñar su labor los perros de pastoreo y dedicados a proteger el ganado.

Por su parte, Belén do Campo se comprometió a estudiar las propuestas de Ovica, incidiendo en que su departamento siempre intenta escuchar las aportaciones y consideraciones que se van haciendo desde el sector para intentar actualizar y optimizar el contenido de cada nueva convocatoria de ayudas a las necesidades que les van trasladando.

Además, les avanzó que la orden de subvenciones para medidas de prevención frente a la fauna silvestre del año que viene partirá de un presupuesto de más de 900.000 euros, de los cuales 600.000 euros se reservarán específicamente a la prevención de daños ocasionados por el lobo, es decir, el doble que los 300.000 euros de este año.

Comisión parlamentaria

Por otra parte, Belén do Campo compareció este jueves en comisión parlamentaria para responder a una pregunta sobre los efectos que tendrá la reciente inclusión del lobo ibérico en el Lesrpe para Galicia y particularmente, para el sector primario. En este sentido, se refirió a los últimos pasos dados desde lo Gobierno gallego para frenar la aplicación práctica de esta medida, subrayando la reciente admisión a trámite por parte de la Audiencia Nacional del recurso contencioso-administrativo presentado por la Xunta.

Asimismo, Do Campo anunció que el próximo 22 de noviembre, en la Comisión estatal de patrimonio natural y de la biodiversidad, Galicia ratificará su oposición al texto del borrador de la Estrategia estatal.

En este sentido, recordó que el documento se elaboró sin el consenso de las comunidades loberas, presenta grandes fallos y fue concebido por el Gobierno central únicamente como un medio para “instrumentalizar” una pretendida gestión centralizada de la especie por cuestiones “meramente ideológicas y sin ningún sustento técnico”.

Durante su intervención, la directora general también puso en entredicho las últimas declaraciones del secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, sobre los 20 millones de euros que destinará el Gobierno central el año que viene a medidas para la prevención y la compensación de los daños ocasionados por esta especie. Al respecto, recordó que ni la Xunta ni el sector ganadero saben a día de hoy que parte de este presupuesto le corresponderá a Galicia.

Por último, tras incidir en que ni la Orden estatal —en la que solo figuran 25.000 euros—, ni la Estrategia articulada por el Ministerio contemplan un compromiso plurianual que dé apoyo real a las comunidades para gestionar sus poblaciones de lobo, Do Campo consideró necesario que el Gobierno central confirme y garantice lo antes posible la continuidad de las ayudas estatales anunciadas de cara a los próximos años.
 

Imágenes relacionadas
Fecha de actualización: 12/11/2021