La Conselleira de Infraestructuras y Movilidad visitó la depuradora de Baiona, junto con 16 entidades y empresas interesadas en el desarrollo de un servicio pionero en la gestión de estas infraestructuras municipales, que se acaba de licitar en el marco del proyecto Innovaugas 4.0

La Xunta invertirá cerca de 2 millones de euros en un sistema innovador para optimizar el consumo y reducir el coste energético de las depuradoras

Se trata de desarrollar un sistema que facilite a Augas de Galicia la toma de decisiones en tiempo real para la mejora del rendimiento energético en las depuradoras gallegas, que se probará a modo de proyecto piloto en las estaciones de Baiona, de Gondomar y de Nigrán

Ethel Vázquez subraya que se trata de conseguir una gestión más eficiente empleando herramientas de inteligencia artificial

Destaca la repercusión de la subida de la electricidad en las 28 depuradoras municipales que gestiona la Xunta y pone como ejemplo la de Baiona, que incrementó en más del 100% sus costes de energía, algo más de 100.000€/año

Cifra el impacto de los costes de la explotación de las instalaciones en más de 7 M€, al sumarse al incremento de la electricidad el tratamiento del exceso de caudal de aguas blancas en red, que podrían evitar los ayuntamientos con una mejor gestión de sus redes municipales

Apunta al trabajo de la Xunta para aportar soluciones y reforzar su apoyo a los municipios que lo soliciten de modo voluntario, con la Ley de mejora de la gestión del ciclo integral del agua

Subraya el papel de esta ley en el impulso de las auditorías para evitar infiltraciones en las redes y reducir los costes de explotación, así como las medidas de mejora de la eficiencia energética, para reducir el impacto del incremento de la factura eléctrica en la gestión de las depuradoras

Baiona (Pontevedra), 30 de noviembre de 2021
Compartir
  • whatsapp

La conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, destacó hoy la inversión de cerca de 2 millones de euros de la Xunta en un sistema innovador para optimizar el consumo y reducir el coste energético de las estaciones de tratamiento de aguas residuales.

Vázquez Mourelle se acercó hoy hasta la depuradora de Baiona, junto con 16 entidades y empresas interesadas en el desarrollo de un servicio pionero en la gestión de estas infraestructuras municipales, que se acaba de licitar en el marco del proyecto Innovaugas 4.0, en el que participan Augas de Galicia, en colaboración con la Agencia Gallega de Innovación y el Ministerio de Ciencia e Innovación para buscar soluciones novedosas y mejorar la gestión del ciclo del agua, y que cuenta con un presupuesto global de 7 M€.

Ethel Vázquez detalló que las estaciones depuradoras de Baiona, de Gondomar y Nigrán, gestionadas desde la Xunta a través de Augas de Galicia, presentan la mayoría de las casuísticas que se dan en las depuradoras de pequeño y mediano tamaño de Galicia. Explicó que la Xunta acaba de licitar un servicio para el desarrollo en estas 3 plantas, a modo de proyecto piloto, de un sistema de simulación que facilite a Augas de Galicia la toma de decisiones en tiempo real sobre los distintos procesos de cada una de las depuradoras, de cara a la reducción del consumo energético y la optimización de la calidad del agua, avanzando en el modelo de economía circular en el ciclo integral del agua.

Las empresas interesadas en este contrato, que tiene un plazo de 15 meses e incluye las fases de diseño de la solución, su desarrollo e integración, las pruebas y su validación y certificación final, pueden presentar sus ofertas hasta el 21 de diciembre.

Ethel Vázquez precisó que la solución que resulte elegida, y probada en estos 3 entornos operativas reales diferentes entre sí, permitirá validar su efectividad de cara a optimizar el consumo energético, reducir costes y garantizar la calidad del agua vertida en las demás depuradoras. Se trata, dijo, de mejorar la eficiencia en la gestión empleando herramientas de inteligencia artificial.

Vázquez Mourelle subrayó la importancia de este proyecto innovador, más cuando se están dando subidas tan acentuadas en el precio de la electricidad, que encarecen la gestión del agua, ya que las infraestructuras hidráulicas son claramente dependientes de la energía. Se refirió así al coste de mantenimiento de las depuradoras municipales que gestiona la Xunta, un total de 28, y puso de ejemplo la instalación de Baiona, donde el coste de la electricidad se incrementó en algo más de 100.000 €/año, lo que supone un incremento de más del 100% en el coste de la energía que precisa la instalación.

La titular de Infraestructuras se refirió, además, al otro concepto que también incrementa sustancialmente el coste de la explotación: el caudal de aguas blancas, de lluvia o de mar, que llega a las depuradoras cuando no debería de llegar, ya que estas aguas no es necesario tratarlas. Esto, remarcó, dificulta el funcionamiento de las estaciones de tratamiento de aguas residuales, provoca ineficiencias y sobrecostes que serían evitables.

Tal y como indicó la conselleira, esos dos conceptos, el incremento de la electricidad y el exceso de caudal de aguas blancas en red, tienen un impacto de algo más de 7 M€ al año en las depuradoras que gestiona la Xunta, sobrecostes que están pagando todos los gallegos y que se podría evitar si los ayuntamientos, que son los que tienen las competencias de saneamiento y depuración, mejoraran la gestión de sus redes.

Ethel Vázquez destacó que la Xunta, consciente de las dificultades que tienen los municipios para gestionar adecuadamente sus infraestructuras hidráulicas y también del impacto del incremento de la factura eléctrica en el funcionamiento de las depuradoras, se proponen aportar soluciones y reforzar su apoyo a los municipios que así lo quieran a través de la Ley de mejora del ciclo integral del agua.

Remarcó que esta ley que impulsa la Xunta tiene como principal objetivo reforzar el apoyo a los ayuntamientos que así lo deseen, los que lo soliciten de modo voluntario, en sus competencias municipales de saneamiento, abastecimiento y depuración.

Detalló que a través de esta ley se impulsarán auditorías para conocer el estado de las redes municipales que eviten la infiltración de aguas blancas e impidan que lleguen a la depuradora aguas de mar o de lluvia que no tienen que ser tratadas, lo que reducirá los costes de explotación. A través de esta ley también se impulsarán medidas de mejora de la eficiencia energética, con el objetivo de reducir el impacto del incremento de la factura eléctrica en la gestión de las depuradoras, por ejemplo, con la instalación de placas solares.

Imágenes relacionadas
Fecha de actualización: 30/11/2021