El presidente de la Xunta se reunió este mediodía con la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico

Feijóo traslada a la vicepresidenta Ribera la oportunidad que la fábrica de fibras textiles y el centro de economía circular suponen para afrontar la transición energética en España

Resalta la necesidad de un acuerdo global para desarrollar la industria eólica marina y terrestre en la Comunidad

Incide en el enorme riesgo industrial que supone para el país el apagado de las cubas de Alcoa: “No podemos quedar sin la única planta de aluminio primario de España”, dice, además de recalcar la urgencia de activar las cubas sin esperar la 2024

Santiago de Compostela, 13 de enero de 2022
Compartir
  • whatsapp

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, trasladó hoy a la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, la oportunidad que la fábrica de fibras textiles y el centro de economía circular, que optan a los fondos europeos Next Generation, suponen para afrontar la transición energética en España.

“Acordamos seguir evaluando ambos proyectos que creemos pueden ser muy interesantes para los planteamientos medioambientales del Gobierno central”, dijo después de la reunión, recordando que la fábrica de fibras textiles es clave para seguir aprovechando toda la capacidad forestal instalada en la comunidad y, adicionalmente, el proyecto de economía circular permitiría tratar 7 millones de toneladas de purín, procedente sobre todo del ganado vacuno.

El titular de la Xunta aprovechó también la reunión para trasladar la necesidad de un acuerdo global para desarrollar la industria eólica marina y terrestre en la Comunidad. “Creo que es imprescindible hacerlo porque España y Galicia precisan más energía verde”, dijo, incidiendo en la importancia de que el Gobierno central se incorpore al Observatorio de eólica marina a nivel gallego que integra a la industria, al sector pesquero y a la Administración autonómica, para estudiar de forma conjunta como desarrollar esta energía, teniendo en cuenta todos los intereses.

“Sería bueno buscar la complicidad de ambas administraciones, porque las dos queremos hacer parques cumpliendo la legislación ambiental, asegurando los derechos de las personas en el territorio e incrementando la capacidad energética de España”, abundó, recordando que, en lo tocante a la eólica terrestre, Galicia cuenta con un plan sectorial que indica donde se pueden desarrollar los parques.

Asimismo, el titular de la Xunta expresó nuevamente la preocupación por el impacto que el encarecimiento de la energía tiene en la industria electrointensiva e hiperelectrointensiva en Galicia y, a tal efecto, avanzó la decisión de la Xunta de introducir un artículo en la Ley de áreas empresariales para que las empresas que construyan parques eólicos en la comunidad y destinen el 50% de la energía que produzcan a la industria a través de contratos de precio fijo de la energía (PPA) tengan prioridad en la tramitación.

En esta misma línea, Feijóo hizo hincapié en el “enorme riesgo industrial” que supone para el país el apagado de las cubas de Alcoa. “No podemos quedar sin la única planta de aluminio primario de España”, sentenció, además de recalcar la urgencia de activar las cubas sin esperar la 2024 y en la disposición del Ejecutivo gallego para la firma de PPAs.

“Y no podemos quedarnos tampoco sin industria pastera”, añadió, refiriéndose a Ence y a la posibilidad de adscribir la factoría a los terrenos de la Autoridad Portuaria de Marín.

Por último, y sobre las ayudas a proyectos localizados dentro de las zonas de transición justa -5 en la zona de Cerceda y 14 en la de As Pontes-, el presidente de la Xunta instó al Gobierno a permitir que las comunidades participen en el diseño de las iniciativas, con el objetivo de garantizar la mayor eficiencia en el empleo de los fondos públicos.

Imágenes relacionadas
Fecha de actualización: 13/01/2022