El vicepresidente primero y conselleiro de Economía, Industria e Innovación, Francisco Conde, acompañado por el delegado territorial de la Xunta en A Coruña, Gonzalo Trenor, se reunió hoy con el comité de Ferroatlántica en Sabón (Arteixo)

La Xunta advierte de la situación de incertidumbre en que está instalada la planta de Ferroatlántica en Arteixo debido a los altos precios de la energía

Conde reconoce que las pérdidas económicas que el precio de la luz y el gas está ocasionando en la industria electrointensiva puede acabar poniendo en riesgo los 5000 empleos que este sector genera en Galicia
 

Reclama al Gobierno que apruebe lo antes posible un precio eléctrico que sea *homologable al del resto de países europeos para que las empresas electrointensivas puedan competir en igualdad de condiciones
 

A Coruña, 2 de agosto de 2022
Compartir
  • whatsapp

El vicepresidente primero y conselleiro de Economía, Industria e Innovación, Francisco Conde, advirtió hoy de la situación de incertidumbre en que está instalada la planta de Ferroatlántica en Sabón (Arteixo), que lleva cerrada desde finales de julio debido a los altos precios de la energía.

 

En una reunión con el comité de empresa a la que también asistió el delegado territorial de la Xunta de Galicia en A Coruña, Gonzalo Trenor, el vicepresidente reconoció que las pérdidas económicas que el precio de la luz y el gas está ocasionando en la industria electrointensiva puede acabar poniendo en riesgo los 5000 empleos que este sector genera en Galicia.

 

Conde recordó que Ferroatlántica no es la única electrointensiva en Galicia que está pasando por dificultades, sino, también, Alcoa, que se vio obligada a reducir la producción de alúmina en la planta de San Cibrao por el coste actual del gas, o el sector de la cogeneración.

 

Son empresas que necesitan una solución inmediata porque están en una “situación límite”, dijo, para subrayar que Galicia ya lleva tiempo advirtiendo de las tensiones que está generando en la industria a falta de una política energética estatal que responda a las necesidades de sectores como el electrointensivo. Un sector que, en este momento, soporta en España un coste eléctrico que es 90 euros/MWh más caro que en países como Francia.

 

Así pues, volvió a reclamar al Gobierno que apruebe lo antes posible un precio eléctrico que sea homologable al del resto de países europeos para que las empresas electrointensivas puedan competir en igualdad de condiciones. “El Gobierno tiene que tomar medidas para abordar esta situación”, dijo Conde, que también consideró que la empresa tiene que dotarse de mecanismos “para poder establecer contratos bilaterales que puedan abaratar el precio energético”.

 

“En esa corresponsabilidad entre el Gobierno y la empresa tiene que encontrarse una solución para garantizar esa estabilidad, ese precio energético competitivo. Y la Xunta va a estar para colaborar y apoyar cualquier tipo de iniciativa en ese sentido”, concluyó.

Imágenes relacionadas
Fecha de actualización: 02/08/2022