La Consellería de Infraestructuras y Movilidad renovó el encargo para estas tareas de control de la biomasa con una inversión de más de 2,2 M€

La Xunta iniciará la próxima semana nuevos trabajos de desbroce y limpieza en las márgenes de carreteras autonómicas AC-842, O-300, O-320, PO-510 y PO-400

Las tareas de limpieza beneficiarán a los ayuntamientos de Ortigueira, Allariz, San Cibrao das Viñas, Salceda de Caselas, Creciente, Arbo, As Neves y Salvaterra do Miño
 

Proseguirán las labores en Muros, Monforte y O Saviñao
 

Las actuaciones contribuyen a la eliminación de especies que aumentan el riesgo de fuego y a la mejora de la seguridad viaria, al incrementar la visibilidad
 

Mediante estos trabajos se retirarán más de 5.600 árboles ubicados en el dominio público de las carreteras, susceptibles de provocar fuegos o de suponer un riesgo de caída en la calzada, y se repararán 22.500 metros lineales de vallado de los taludes perimetrales de las carreteras
 

Con el nuevo encargo a Seaga, desde el año 2018 la Xunta lleva invertidos 8,3 M€ en las actuaciones de control de la biomasa en las márgenes de las carreteras de su competencia

Santiago de Compostela, 16 de agosto 2022
Compartir
  • whatsapp

La Xunta iniciará la próxima semana nuevos trabajos de desbroce y limpieza en las márgenes de carreteras autonómicas de su titularidad. Las tareas de limpieza beneficiarán a los ayuntamientos de Ortigueira, Allariz, San Cibrao das Viñas, Salceda de Caselas, Creciente, Arbo, As Neves y Salvaterra do Miño.

 

La Consellería de Infraestructuras y Movilidad retomó recientemente estos trabajos en las vías de la Xunta, tras renovar, por más de 2,2 millones de euros con la empresa pública Seaga, el contrato para acometer tareas de control de la biomasa de las márgenes de las carreteras de titularidad autonómica para prevenir fuegos y reforzar la seguridad viaria.

 

A lo largo de la próxima semana se iniciarán labores de desbroce y de limpieza en las márgenes de la carretera AC-842, a su paso por el ayuntamiento de Ortigueira, y también en las O-300 y O-320, en los municipios de Allariz y San Cibrao das Viñas.

 

En Pontevedra también se realizarán labores en la PO-510, en Salceda de Caselas, y en la PO-400, a lo largo de Creciente, Arbo, As Neves y Salvaterra do Miño.

 

Del mismo modo, proseguirán las labores de desbroce y de limpieza en las márgenes de la carretera AC-550, a su paso por el ayuntamiento coruñés de Muros; y también en la N-120, a la altura del Alto del Faro, en Monforte y O Saviñao.

 

Estas actuaciones de limpieza contribuyen a la prevención de los fuegos al eliminar especies pirófilas como el pino, el eucalipto o la acacia en las márgenes de las vías. Hace falta recordar que la Ley 3/2007, de 9 de abril, de prevención y defensa contra los incendios forestales de Galicia recoge el objetivo de la rotura de la continuidad horizontal y vertical de la biomasa, de modo que las carreteras actúen con efecto “cortafuegos”.

 

Por otra parte, estas intervenciones favorecen el control de la vegetación, que también supone la mejora de la seguridad viaria. Los trabajos proyectados retirarán árboles que puedan caer a la calzada en caso de temporal y evitarán vegetación que invada los arcenes o aceras, facilitando el tránsito de peones y ciclistas. También permiten aumentar la visibilidad de los usuarios de la carretera y consiguen el efecto de alejar a los animales, como jabalís o corzos de las vías.

 

El nuevo encargo a Seaga tiene una vigencia de doce meses e impulsa lo despeje y desbroce de vegetación en la zona de dominio público de las carreteras autonómicas. Además, también supone un apoyo a las labores de conservación de zonas verdes en sendas peatonales y glorietas.

 

Estas nuevas acciones de conservación en las vías de titularidad de la Xunta permitirán, en este nuevo encargo, el desbroce mecánico de más de 2.600 kilómetros lineales y actuar en una superficie de más de 188.500 metros cuadrados de manera manual.

 

Además, se retirarán más de 5.600 árboles ubicados en el dominio público de las carreteras, susceptibles de provocar fuegos o de suponer un riesgo de caída en la calzada. También se llevará a cabo a reparación de 22.500 metros lineales de vallado de los taludes perimetrales de las carreteras.

 

Como novedad en el encargo de 2022 se prevé la reposición de 7.500 metros de vallado en vías de alta capacidad que se pueda dañar en las labores de despeje o desbroce. La reposición se realizará con vallado reforzado para aumentar la protección de la carretera frente a la entrada de animales.

 

El departamento que dirige Ethel Vázquez intensificó en los últimos años las acciones de prevención de fuegos en las márgenes de las carreteras autonómicas, añadiendo a los medios de su conservación común un refuerzo con encargos a la empresa pública Seaga.

 

Con este nuevo encargo, desde el año 2018 se llevan invertidos 8,3 M€ en las actuaciones de control de la biomasa en las márgenes de las carreteras autonómicas.

Imágenes relacionadas
Fecha de actualización: 16/08/2022