GalegoCastellano

Rueda anuncia el impulso de la primera Ley de ordenación del litoral de Galicia con el objetivo de conseguir el autogobierno pleno sobre su costa

Recalca que el Gobierno gallego pretende resolver de este modo los problemas que está causando la interpretación cada vez más restrictiva de la Ley de costas impuesta por parte del Estado, lo que limita el ejercicio de las competencias exclusivas en esta materia

“Nadie conoce la costa gallega mejor que los gallegos”, destacó

Los objetivos soy regular la franja litoral desde Galicia partiendo de una perspectiva ambiental, social y económica, otorgarles seguridad jurídica a los titulares de instalaciones en dominio público y definir que actividades puede albergar cada tramo

En el anteproyecto se regularán los sistemas de planeamiento, se identificarán las actividades estratégicas en la franja litoral, se gestionarán las actividades permitidas, y se definirán los criterios para concesiones y autorizaciones o posibles cambios de uso

Un dictamen del Consello Consultivo de este verano avala la capacidad de la Xunta para poder legislar sobre cuestiones relacionadas con el ejercicio de las funciones que tiene atribuidas en el marco de sus competencias en materia de ordenación del litoral
 

Compartir
  • whatsapp

 Santiago de Compostela, 15 de septiembre de 2022.- El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, anunció hoy que la Xunta impulsará la redacción de la que será la primera Ley de ordenación del litoral de Galicia. Se trata, según explicó, de una normativa que nace con el objetivo principal de buscar el autogobierno pleno y la ordenación de la franja costera y de asumir el papel de gestión que le corresponde en el ejercicio de una de sus competencias exclusivas más significativas e identitarias. “Tal y como avaló el Consello Consultivo tenemos plena capacidad para la gestión de nuestro litoral. Nadie conoce la costa gallega mejor que los propios gallegos”, subrayó el titular del Ejecutivo gallego.

Frente a las últimas medidas y reformas aprobadas por el Gobierno central desde 2018, con el fin de imponer una interpretación cada vez más restrictiva de la Ley de costas, Rueda subrayó que la decisión evaluada hoy por el Gobierno gallego quiere dar certezas a las empresas y proyectos del litoral. En este sentido, hace falta recordar los cambios introducidos en la duración de las concesiones en el dominio público a través de la Ley de cambio climático, o la modificación en este verano del Reglamento de costas, que elimina en la práctica la posibilidad de prórroga extraordinaria para las industrias del mar.

Igual que ya hacen otras comunidades, Rueda explicó que el Gobierno autonómico quiere resolver con una norma propia y adaptada a la realidad gallega los problemas que está provocando esta situación desde el punto de vista de la gestión de la franja litoral y del ejercicio de las políticas públicas autonómicas, ya que el criterio del Estado a este respeto “está poniendo en riesgo proyectos estratégicos para nuestra comunidad, industrias clave para Galicia y mismo el modo de vida de muchos gallegos y gallegas”.

En consecuencia, los objetivos que busca la Xunta con la futura ley son regular la franja litoral desde una triple perspectiva ambiental, social y económica, acercando además para su elaboración el conocimiento y la experiencia de quien mejor conoce la costa gallega.

Asimismo, la normativa se promueve para otorgarles seguridad jurídica a los titulares de instalaciones ya existentes en el dominio público marítimo-terrestre o que quieran implantarse en ella, y definir para tal fin que actividades y usos puede albergar cada zona de la costa a través de una planificación por tramos segundo las características de cada una.

Con estos objetivos de partida, el Consello da Xunta de Galicia acordó hoy someter a la consulta pública previa durante un mes a elaboración de la Ley de ordenación del litoral de Galicia. Una vez finalizado este trámite, que comenzará el día 16 de septiembre, la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda abrirá una ronda de contactos con todos los sectores afectados por la regulación costera para intentar buscar el máximo consenso alrededor del futuro texto normativo.

En todo caso y toda vez que hoy se dio el primer paso para la elaboración de la futura norma, el anteproyecto deberá incluir entre sus contenidos a definición y concreción de la franja costera sobre la que Galicia tiene competencia exclusiva y regulará el sistema de planeamiento del litoral, de un modo jerarquizado y diferenciado, toda vez que no todas las zonas se pueden planificar de igual manera.

Asimismo y con respeto a los usos y a las posibilidades de ocupación de la costa, se identificarán las actividades estratégicas y prioritarias para Galicia en esta franja con el fin de ordenar su desarrollo con espacios adecuados y garantizando la protección del litoral; se gestionarán las actividades permitidas, definiendo los criterios para otorgar nuevas concesiones y autorizaciones; y se regularán los posibles cambios de uso en la zona de servidumbre de protección con el fin de recuperar edificaciones costeras tradicionales de gran valor para Galicia como elementos claves de la historia y de la fisonomía de su litoral.

También, y con el fin de avanzar en la simplificación administrativa, la futura ley regulará un procedimiento integrado para el ejercicio de actividades en la franja litoral, que permita obtener en un único trámite los diferentes permisos o autorizaciones que sean necesarios.

Aval del Consello Consultivo

Este verano, un dictamen del Consello Consultivo de Galicia avaló la capacidad de la Xunta para poder legislar sobre cuestiones relacionadas con el ejercicio de las funciones que tiene atribuidas en el marco de sus competencias en materia de ordenación del litoral.

Además, la futura ley se enmarca en la demanda trasladada en reiteradas ocasiones y por diversas vías para que Galicia asuma, lo antes posible y como ya hicieron otras comunidades, las competencias plenas y efectivas sobre la gestión del dominio público marítimo-terrestre. De hecho, el año pasado, el Parlamento gallego aprobó por unanimidad una proposición no de ley en que reclamaba este traspaso, con el que se completaría la transferencia de las competencias costeras iniciada en el año 1985.

Para tal fin, las consellerías de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda y del Mar abrieron este verano un frente común con los ayuntamientos gallegos del litoral, representantes de la cadena mar-industria y con otras entidades vinculadas a la costa para reclamar el traspaso de las competencias aún pendientes y unir fuerzas ante la intención del ministerio de aprobar el llamado Plan de la costa libre, un documento estratégico con el que aspira a liberar el dominio público marítimo-terrestre a través de una retirada paulatina y controlada de la presencia humana en la costa de aquí al año 2045.

 


Imágenes relacionadas
Fecha de actualización: 15/09/2022