La directora de Augas de Galicia, Teresa Gutiérrez, presidió hoy una nueva reunión de la Oficina Técnica de la Sequía, en la que participan Protección Civil, Meteogalicia y la Consellería de Medio Rural

La Xunta confirma el mantenimiento de la prealerta por sequía en la cuenca de la demarcación Galicia-Costa e incide en el consumo responsable y en el ahorro del agua

La Oficina Técnica de la Sequía observa que los recursos hídricos se mantienen inferiores a los habituales, situándose en el mes de mayo el caudal medio circulante de los ríos en un 46% por debajo de los valores medios en esta época del año

El nivel de los embalses de abastecimiento permanece estable, consiguiendo las reservas de agua para abastecimiento el 93,73% de la capacidad, un dato sensiblemente inferior al del año pasado
 

Compartir
  • whatsapp

Santiago de Compostela, 8 de junio de 2022 La Oficina Técnica de la Sequía de la Xunta confirmó esta mañana el mantenimiento del estado de prealerta en toda la demarcación hidrográfica de Galicia-Costa, dando continuidad al seguimiento exhaustivo de la evolución de la situación actual e incidiendo en la importancia de un consumo responsable y de ahorro del agua.

 

La directora de Augas de Galicia, Teresa Gutiérrez, presidió hoy una nueva reunión de la Oficina Técnica de la Sequía, en la que participan, junto a los técnicos de Augas de Galicia, representantes de Protección Civil, Meteogalicia y la Consellería de Medio Rural.

 

Los integrantes de la Oficina de la Sequía reunidos hoy analizaron el detalle de la situación hidrológica y meteorológica de las distintas cuencas de la Demarcación Hidrográfica Galicia-Costa, que obligan a mantener la situación de prealerta sobre la base del seguimiento de los recursos hídricos existentes, que se mantienen inferiores a los habituales en esta época del año.

 

Examinados los índices de estado de los sistemas de la demarcación hidrográfica de competencia de la Xunta, se observa que, de manera general, elcaudal medio circulante de los ríos correspondiente al mes de mayo se situó en un 46% por debajo de los valores habituales que se registran en esta época del año.

 

Más en concreto, desde finales de enero, los caudales registrados en las estaciones de medición de aforos de la Xunta en los ríos de la demarcación hidrográfica siguen descendiendo, situándose el caudal medio circulante, la medida que avanza el mes de mayo, en el 66,75 m3/s, por lo que continúan disminuyendo los valores con respecto al promedio histórico para esta época del año.

 

En este nuevo encuentro se siguió la evolución de los embalses de abastecimiento, concluyendo que todos ellos están estables, consiguiendo las reservas de agua embalsada para abastecimiento el 93,73% de la capacidad, sensiblemente inferior al del año pasado, que se situaba en el 98,37%. La ocupación de los embalses es del 90% en las Forcadas, del 99% en Eiras, del 92% en Cecebre y del 87% en Zamáns.

 

La Oficina Técnica de la Sequía evaluó también los datos meteorológicos de la serie regional registrados en el mes de mayo, concluido que fue un mes muy seco y caluroso, con un porcentaje de precipitación de un 61% por debajo del valor climático normal y una temperatura media superior a promedio histórico para ese mes. La lluvia media en el mes de mayo en el conjunto de Galicia fue de 42 mm.

 

La tendencia meteorológica indica un mes de junio en el que, tras una primera semana  bastante húmeda, se prevé el restablecimientos de las condiciones anticiclónicas, desapareciendo las lluvias de cara a la segunda mitad de la semana. De cara al final de mes no existe un pronóstico claro, donde debido a la estación y a la época del año, las lluvias son más locales y difíciles de pronosticar por los modelos de medio plazo.

 

A la vista del conjunto de los indicadores actuales, la Oficina Técnica de la Sequía resuelve afrontar el verano en situación de prealerta por sequía aplicando los indicadores del Plan de sequía de Galicia Costa aprobado en 2013.

 

La semana pasada el Consello da Xunta aprobó un nuevo Plan de sequía para la Demarcación Galicia-Costa. Este nuevo instrumento analiza por separado indicadores de sequía, que dan una estimación de la situación hidrológica de las cuencas de la Demarcación, y la escasez, que evalúa los recursos disponibles en cada zona y los relaciona con la demanda prevista para esas zonas en los próximos meses. Aplicando esta nueva metodología a situación de la demarcación es equivalente la una situación de sequía “prolongada” en toda la demarcación y de normalidad en relación a la escasez. El que significa que, pese a la situación de sequía que está sufriendo nuestro medio fluvial, las demandas de abastecimiento están garantizadas a corto plazo.

 

Sin embargo, aunque el abastecimiento a la población no presenta actualmente problemas de escasez, hace falta recordar que el déficit de caudales circulantes en los ríos de la demarcación, que se viene registrando durante todo el presente año hidrológico (desde septiembre de 2021), está produciendo una situación de estrés hídrico en los ecosistemas naturales de nuestros ríos y, por lo tanto, el consumo responsable de la población y de los gestores de los servicios municipales de abastecimiento, no solo es importante para preservar las reservas que se necesitarán hasta la llegada de la nueva temporada de lluvias, sino que también es esencial para preservar y evitar un mayor deterioro del ciclo hidrológico natural.

 

La Xunta continuará con el incremento de la frecuencia de seguimiento de los indicadores a nivel quincenal y el análisis y recopilación de información complementaria del estado de las cuencas hidrológicas de la demarcación de competencia de la Xunta.

 

Además, la Oficina Técnica de la Sequía hace un llamamiento especial a que los ayuntamientos, responsables de garantizar el correcto funcionamiento de sus servicios de abastecimiento, elaboren (en el caso de no disponer ya de este) y apliquen sus planes de emergencia frente a sequía y que apliquen todas las medidas de control y reducción de consumos no esenciales, acordes con la situación particular en la que se encuentren.

 
Anticipación y uso responsable del agua

La activación del estado de prealerta es una medida preventiva de la Xunta que busca la anticipación ante un posible episodio futuro de escasez de agua, así como la toma de conciencia de los ayuntamientos y ciudadanía en general sobre la necesidad de hacer un consumo responsable.

 

Los integrantes de la Oficina Técnica de la Sequía inciden en el papel tanto de los municipios como de los ciudadanos a nivel particular en la activación de medidas como la restricción de riegos, evitar el lavado innecesario de los coches, limitar el llenado de las piscinas o reutilizar ese agua para otros usos para evitar problemas mayores en la época de verano, cuando menos llueve y más demanda hay de agua.

 

Hace falta recordar que Galicia es pionera en normas para mejorar la gestión del agua, con la Ley de medidas de garantía de abastecimiento en episodios de sequía, activa desde 2020, o la reciente aprobación del Plan de sequía 2021-2027, con respuestas ante esos eventos para garantizar el abastecimiento e instrumentos jurídicos para afrontarlos.

 

Este plan establece una gestión diferenciada para las situaciones de sequía prolongada, como la actual, derivadas de la merma de las lluvias; y la de escasez coyuntural, relacionada con las dificultades para atender la demanda de agua y en la que también se establecen distintos escenarios: de normalidad, de prealerta, de alerta y de emergencia.

Imágenes relacionadas
Fecha de actualización: 08/06/2022